sábado, 29 de marzo de 2008

EL AZUL CIELO DE TUS OJOS

"Pudorosa" Obra de Mariana Volponi
expuesta en la muestra Combi


Melancólicas sonrisas iluminaban los ojos de aquella estatua con piel que sostenía la vida.
Quería regalarles el saber y la experiencia; contarles lo que significaba tener una familia. Cada uno ocupaba su lugar, eran pequeñas piezas de su mundo amar-molado, sin asperezas.
No eran juguetes sino los pupilos del alba, patitos que llevaba detrás.
Escondía sus ojos en gafas transparentes que causaban el efecto opuesto, los hacían llamativos, vívidos y penetrantes, humanos, y queribles.
Se la veía descansando, siempre todo estaba hecho.
Se la veía frente al mate y la pava una y otra vez, era su ritual, su mito.
Era redonda, porque era perfecta, tan así como la mesita azul circular que sacábamos al patio para jugar a las cartas.
Cajas transparentes de acrílico que encerraban cartas gastadas con olor a viejo pero con contenidas sensaciones de sus manos de alpaca.
El círculo del aura de sus hombros delineaba la rosada robustez que marcaba la pudorosa huella de los días sobre cielos entrelazados de parra y sombra.
Escalones de asombro nosotros tres escalábamos cuando contaba el pozo de la canasta.
Su vida era inmensa y contagiosa.
Un perfecto te con limón en las tardes de invierno y una exquisita sopa al llegar la noche. Adorablemente amable y risueña escondida en aspecto dictador y alemanote de inmensidad mezclada con elegancia.
Usaba chal, tenía juanetes y un lugar exclusivo de “terapia” para sus helechos. Era rosada y coqueta, con uñas siempre pintadas. En verano frutas y jazmines recién cortados.
La medida, la palabra justa y equilibrada en el momento perfecto.
Pero un día enfermó.

Derrumbándonos todos como piezas de dominó bien acomodadas, comenzamos a caer en cámara lenta… junto con ella.
Su tres de corazones era para sus nietos. Sus colores para sus hijas y sus ojos profundos e infinitos para sus hijos muertos.
Comenzó teniendo imágenes confusas, sobre personas y perros que venían a buscarla, era negro. Vio a todos sus hermanos que no estaban, invitándola a una cena sospechosa y poco común. Ya tenía dificultad para respirar.
Luego, unos tosidos extraños imitando Lobos Marinos en agonía.
Así como la falta de aire se apoderaba de ella extendió sus manos, flacas e insomnes, llenas de poca vida y sostuvo con gran delicadeza a sus dos hijas.
Luego de algún minuto interminable poco a poco decidió que ya no quería ver y cerró por última vez sus párpados, bajó esas preciosas persianas y nos privó de ver por última vez sus hermosos ojos infinitos. Dolía. Pero hizo bien, porque ya no tenían vida.
Luego todo fue llanto y desolación, jazmines sin perfumes, rosas deshojadas, marchitas, sin razón. Ya no estaba su eterna investidura de mármol, no ya las tardes de magias y cartas.
Ya no los té perfectos, no más los pozos de canasta, no la sopa caliente ni los estofados de domingo. Ya no dolían los juanetes, ya no respiraba (con dificultad). No respiraba.
Ya no existía terapia para sus helechos, ahora todos debían morir.
Ya no estabas aquí.

Nuestro consuelo quizás fue pura ilusión, pensamos que tuviste la muerte que deseaste, que como nos enseñaste, todos tienen lo que merecen.
A ti te tocaba lo más hermoso en la vida de una madre. Viste el rostro de tus dos hijas al cerrar los ojos a ésta vida y viste el rostro de tus dos hijos varones al entrar en la eterna siesta del alma, en campos del Señor, donde pertenecía el azul cielo de tus ojos.


Vanesa Aldunate

A Carmen Haberkorn

8 comentarios:

DaliaNegra dijo...

Es una hernosísima oración.Me han hecho llorar la belleza y el afecto,o tal vez sea más adecuado decir la belleza del afecto.
Gracias por recordarla y recrearla.Besos***

Alucard dijo...

Como siempre una prosa excelsa, llena de matices y de metáforas cotidianas, pero sin duda suntuosas. El cerrar los ojos al mundo representa el despertar de la belleza, la paz del alma en el despunte del final terreno, la claridad viene llamada después de las tardes tempestuosas, todo acaba en lo claro del cielo, o lo negro de los ojos antes azules.

meridiana dijo...

Dalia Negra: mi prosa solo es una mínima devolución al afecto que Ella nos daba. Su afecto era perfecto hasta en su imperfección.
Gracias por tus palabras

Vanesa Aldunate

meridiana dijo...

Alucard: Son tan bellas tus palabras... y tan crueles a la vez...
Me dejaste pensando y con la llaga en carne viva...

Gracias
Vanesa Aldunate

Cíclopa dijo...

Figura anaranjada en la pared de ojo, de ojos. Dar la espalda a la luz de la pupila y esconderse de uno mismo con uno mismo, eterno juego de desaparecidos.

Me gusta mucho este lugar "meridiano".


Ciclopa-

meridiana dijo...

Muchas gracias cíclopa, uno es con todo y con aquello que desaparece.
Un abrazo
Vanesa

La Gata Insomne dijo...

hola Vanessa no sé por qué me salté este post, vivo distraída, o tal vez la imagen
en fin
lo importante es haberlo conseguido hoy y disfrutado con esa maravilla de oración como dice dalia, homenaje, esa mater centro no lwe toca a todo el mundo

bendita ella y ustedes por tenerse

un gran abrazo

meridiana dijo...

Gracias Gata insomne. A pesar del tiempo, los tristes ocasos del alma,y la dimensión... mientras tenga memoria... ella estará todos los días conmigo.

Saludos
Vanesa