domingo, 5 de agosto de 2007

INSCRIPCIONES DE LA REVOLUCIÓN PERMANENTE





Helado Milagroso

El camión de los milagros desciende por la pequeña avenida,
el ragtime de Scout Joplin esparcido a su paso como perlas,
y , cierto, te puedes sentir feliz
con un pedazo de tu corazón.

Toma lo que aún se te ofrece: en la opulenta sombra de una
habitación
los pechos de una mujer balanceándose levemente mientras se
inclina.
Ya la perla del crepúsculo se desvanece.
Tarde, te sientas a ponderar las noticias de la noche,
milagros de la comida rápida, revoluciones espectrales,
lo que queda de tu corazón.


Calle Visión

1

no lo que pensabas: solo un desvío
cuesta abajo no hacia arriba

estrecho, no se malgasta
tiene una casa al llegar al final

roble enano y cactus en el patio
algunos gatos algunas serpientes

en la casa hay una habitación
en la habitación hay una cama

sobre la cama hay una manta
que cuenta la llegada del ferrocarril

bajo la manta hay sábanas
transparentes por el uso aquí y allá

bajo las sábanas hay un colchón
de los antiguos, tosco, con botones y forro

bajo el colchón hay un bastidor
de hierro oxidado aún fuerte

toda la cama huele a jabón y orín
la ventana huele a vieja picadura y lluvia

éste es tu cuarto
en Calle Visión

si tomaste el desvío
que te estaba destinado


4

Calle Visión late tu corazón intacto
cómo es esto posible

Calle Visión rodilla herida
espinazo herido ojo herido


¿Ha trabajado usted con metales?
¿Hay partículas bajo su piel?

Calle visión pero tu corazón aún está entero
cómo es esto posible

pues lo que puede ser será arrebatado
si no es ofrendado con fe y confianza

por lo coleccionistas de lo coleccionable
los profesores de lo-que-se-ha-sufrido

El mundo se está acabando toma mi mano
Es un sonido solitario toma mi mano

Calle Visión nunca olvides
el dolor del cuerpo


nunca lo dividas



7

Aún puedes invocar belleza y ha de saltar
desde todas las direcciones

puedes escribir belleza en el cruel archivo
de las cosas hechas cosas dejadas sin hacer pero

una vez fuimos diferentes
y sin embargo unidos eso es belleza eso es lo que atrapas

en la mirada nocturna del recién nacido
la niebla que funde las estrellas fugaces

el virus traído de las lianas aplastadas
buscándonos ahora



Reversión


Esta mujer/ el corazón de esta historia.
Esta mujer incomunicada por las oraciones de su tribu.
Esta mujer que se despierta/ busca las tijeras/ empieza a
cortarse el pelo
Hace tiempo afeitado/ creciendo.
Cortar cortar cortar/ el crujido del corte enfrentándose a la
aspereza de su pelo.

Esta mujer cuyas voces la llevan al exilio.
(Exilio, exilio.)
La llevan al otro lado.
Por tren y a pie y por barco, al otro lado.
Otro lado. De un mar angosto.

Esta mujer/ el corazón de esta historia.
Corazón de la ley/ corazón de los profetas.
Sus voces zumbando como sierras en su cerebro.
Abordando un barco sin pasaporte.
Cómo puedes hacerlo. Hasta los barcos tienen ojos.
Están pintados como pájaros.
Esta mujer no tiene libreta de teléfonos.
Esta mujer quizás tenga un cepillo de dientes.
Tratando de conseguir en alguna parte tintes rojos/azules para
Coronar su erizado cabello.

Al otro lado: extraña para mujeres y niños.
Poniendo sus plantas desnudas en la huella en la arena del
desnudo pie de la extraña.
Extrayendo del saco su agotamiento alimentos para el perro
del extraño.
Oyendo los rezos viriles de la tribu del extraño/ susurro del
Río del extraño.
Yaciendo dormida y sin sueños en uno de sus portales.

Hace tiempo arrojó las cobijas.
En el otro lado camina con brazos y piernas desnudas, vestida
de voces.
Aquí o allá recoge una bufanda/ un residuo.
El día irrumpe frío en sus piernas y su vello púbico.
Su pelo punk/ su pelo religioso.


Franqueando los azules rectángulos de las puertas del extraño.
Nadie le abre.
Entretejiéndose en decadentes callejuelas/ negro sobre yeso
Blanco/ olivo sobre violeta.
Caminar caminar caminar.
Yacer sobre una cálida piedra escuchando insectos familiares.
(Exilio, exilio.)


Esta mujer/ el corazón de esta historia.
Regresando en círculos a la ciudad donde su nombre cruje
detrás de las piedras agrietadas.
Esta mujer que se marchó sola y regresa sola.
Cuyos cabellos están de nuevo cubiertos/ cuyos brazos y
Cuello están cubiertos/ de acuerdo a la ley.
Debajo su piel ha oscurecido/ las plantas de sus pies se
han endurecido.
Arena del portal del extraño cayendo de su carretilla
plástica/ fluyendo hacia la arena
andando en remolinos por su viejo barrio.


Último Ghazal


Planta de los pies para desollar viva frente al negro espejo de la
ventana.
Primeras lluvias del invierno la hora mas pequeña de la
Mañana.


Vuelve entones al ghazal ¿qué harás allí?
La vida siempre latió con mas ardor que los versos.

¿Recuerdas las hebras que iban de un ojo a otro?
¿La lengua que llegaba por todas partes, recitando todos los
papeles?

Allí todo era moldeado en una imagen del deseo.
El grito de la imaginación es un grito sexual.

Llevé mi cuerpo conmigo por doquier.
En la espesura de la abstracción mi piel manaba sangre.

La vida siempre fue mas fuerte…los críticos no pueden asirla.
Dice la memoria que la música siempre aventaja a las palabras.


Seis Narraciones

6

Contabas una historia sobre la guerra nuestra historia
una vieja historia y aún debe ser contada
la historia de lo nuevo que huyó de lo viejo
de cómo el gran sueño se tensó y cambió
el navío de la esperanza se estremeció sobre el pecho del
témpano
los afectos secretos flaquearon y vacilaron
Así somos derribados juntos así somos despedazados
en una temblorosa república sus labios de vidrio
partidos como si la grieta principal
no hubiera sido calculada desde el inicio en el poderoso
patíbulo




Adrienne Rich
Oscuros Campos de la República (1991-1995)